Coreografiar el metal es sin duda un gran reto compositivo. Conocer las características propias del género musical nos ayudará a enfrentarnos a este reto con una hoja de ruta. Aquí presento una breve introducción al tema como punto de partida para coreógraf@s.

TEMPOS DIABÓLICOS

Cuando el tempo supera ciertos bpm nuestro repertorio de movimientos queda enormemente restringido, no solo por la posible falta de velocidad muscular de la bailarina, sino también porque muchos movimientos no resultan estéticos a gran velocidad, percibiéndose como atropellados. Otros simplemente tienen un recorrido en la kinesfera tan grande que es físicamente imposible realizarlos. Ante ello, podemos recurrir a las vibraciones, a los giros, a las ondulaciones y a los golpes de corto recorrido.

blast-beats-variations

RITMOS COMPLEJOS

Muchas canciones tienen un ritmo 4×4 pero, en el inmenso mundo del metal encontramos a veces patrones más complejos. Esto implica que nuestras figuras, formas y secuencias deben ajustarse a ese ritmo. En general, las figuras y formas de dos, cuatro y ocho tiempos son las más sencillas de encajar en la música, y también las más habituales en los repertorios de danza, ya que permiten simetría corporal.

Dentro del metal, como bailarinas podemos enfrentarnos a patrones rítmicos de gran complejidad.

SOLOS DE GUITARRA

Los solos de guitarra son un sello característico del rock-metal. Imprescindibles. Sin embargo, pese a ser muy adecuados para la demostración del virtuosismo del músico, no dan tanto juego en la composición coreográfica. Desde el punto de vista de la danza, tienen mucha fluidez y pocos o ningún corte, por lo que nos obliga a movimientos fluidos y/o encadenados. Algunas opciones para coreografiarlos son movimientos ondulantes, giros, vibraciones, desplazamientos y, en coreografías grupales, cambios de posición de los bailarines, uso de figuras de grupo y  de recursos teatrales. Dada su importancia y casi obligatoria presencia en las canciones, merecen un capítulo especial dentro de la danza rock-metal.

heavy-metal-guitar-solo

Los solos de guitarra merecen un capítulo especial dentro de la danza rock-metal.

VOCES

En el metal, las voces son habitualmente limpias y poderosas y sus tonos agudos nos conducen a movimientos abiertos y largos. Lo mucho que algunos cantantes alargan algunas sílabas, y especialmente los gritos, nos dará más de un dolor de cabeza a la hora de encontrar movimientos que se adapten a tamaña cantidad de tiempos musicales. Las voces son fundamentalmente masculinas, por lo que en muchos casos no podremos realizar una transposición de identidad entre músico y bailarina.

music

DIABOLUS IN MUSICA: EL TRITONO

El tritono o intervalo del Diablo es un intervalo musical que abarca tres tonos enteros. Puede clasificarse como intervalo de cuarta aumentada o de quinta disminuida. El tritono o intervalo del diablo puede coreografiarse con un movimiento binario de expansión-contracción, realizando un movimiento de apertura en la nota más aguda y uno contraído en la nota más grave. Ejecutamos a nivel corporal dos movimientos de tensión emocional opuesta, lo que constituye el corazón de lo que llamamos locura.

tritono_web

El intervalo del Diablo puede coreografiarse con un movimiento binario de expansión-contracción.

SUBGÉNEROS

Las ramificaciones del rock-metal son infinitas…No es lo mismo coreografiar trash metal que hard rock, o escoger un tema de metal sinfónico frente a otro de brutal death. Cada subgénero tiene sus temáticas, su tempo y ritmos típicos, sus instrumentos fuera del habitual conjunto voz-guitarra-bajo-batería… Lo malo es que es prácticamente imposible abarcarlos todos. Lo bueno es que entre tanta variedad es sencillo encontrar algo que encaje con nosotras.

rockmetalmap

Entre tanta variedad musical, es fácil encontrar un subgénero del rock-metal que encaje con los gustos del bailarín.