Painkiller es un clásico del heavy metal. Pertenece al álbum homónimo lanzado por Judas Priest en 1990. Painkiller no es solo un título: Rob Halford lo definió como “una criatura fantástica que personifica el metal: la maldad, la energía y la destrucción”.

“Una criatura fantástica que personifica el metal: la maldad, la energía y la destrucción. -Rob Halford, sobre Painkiller.

Maldad, energía y destrucción

Halford realizó una síntesis perfecta de lo que sugiere la canción. A la hora de abordar la coreografía, no está de más tener en cuenta la idea del propio grupo sobre su arte.

Realizando un análisis tanto musical como de la letra de la canción vemos algunos elementos que nos ayudan a plantear la composición:

  • Ira, rabia y dolor: se citan tanto de manera implícita como explícita en la letra, además de transmitirse a través de los matices de la voz.
  • Gritos largos: involucrarán movimientos de largo recorrido también. Simular el propio grito del cantante es un buen recurso para estos momentos de la canción.
  • Velocidad: el tempo es 103 BPM. Aunque no es excesivo desde el punto de vista de la ejecución de la bailarina, las estrofas especialmente sí transmiten velocidad, por lo que una manera de dotar a la coreografía de esa velocidad es aumentar la densidad de movimientos.
  • Bloque “Faster than a lazer bullet…”: este bloque se presenta como una parte diferenciada de la canción, con un tono más monótono de la voz con cierto estilo militar, por lo que busqué inspiración en secuencias militares para su representación visual.

Painkiller: mitad mujer, mitad máquina

La estética de la coreografía está inspirada en gran parte en la letra de la canción:

“Enraged and full of anger
He’s half man and half machine

Rides the Metal Monster
Breathing smoke and fire
Closing in with vengeance soaring high.”

Las referencias a una criatura “mitad humana, mitad máquina” y al Monstruo de Metal que monta sugieren crear un vestuario que incluyese elementos metálicos. Pese a que Judas Priest nunca ha citado esta idea en relación a Painkiller, la letra recuerda al Frankenstein de Mary Shelley. Por ello, escogí una máscara inspirada en este personaje. Los accesorios steampunk son de la marca RQ-BL y pueden encontrar en tiendas especializadas me proporcionaron la “mitad máquina” a la que hace referencia la canción. No obstante, la coreografía no es una representación del personaje literario de Frankenstein, sino que ha servido en este caso como inspiración para el diseño del vestuario.

Otra opción, que yo he descartado esta vez, es utilizar como motivo la representación que Judas Priest hace en su portada de Painkiller, tanto de la criatura en sí como del Monstruo de Metal.

Con su aspecto de robot alado volando en su motocicleta con ruedas de motosierra sobre el horizonte de una ciudad en llamas.-Metal Hammer

¿Solo de guitarra? No, gracias.

Painkiller tiene un solo de guitarra de casi dos minutos de duración, por lo que decidí suprimirlo por dos motivos:

  • Los solos de guitarra son poco interesantes desde el punto de vista de la danza.
  • La canción, incluyendo el solo, dura seis minutos. En general, 6 minutos de coreografía pura son excesivos para mantener el interés del público en caso de una coreografía solista.

Si se utiliza la canción original, este solo puede utilizarse en una coreografía de grupo para realizar figuras, desplazamientos por el espacio y, especialmente, una parte teatral.

En el caso de mantenerlo para una coreografía individual, una buena opción es usar un elemento (alas, cadenas, barras, cariocas de fuego…) que introduzca un hiato visual para desarrollar estos dos minutos.

Foto: Nat Enemede

 

Coreografía para público especializado

En la actualidad hay una gran escasez de eventos para bailar exclusivamente Rock & Metal, por lo que es necesario plantearse dónde vamos a presentar nuestra coreografía y si va a tener buena acogida.

Painkiller un tema con sonido duro y pesado que muy posiblemente roce la estridencia para un público no acostumbrado, por lo que, en general, yo no lo utilizaría en un evento que no esté específicamente relacionado con la subcultura del heavy metal.

Foto: Nat Enemede

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>